Algunos consejos para crear tu Estrategia de Employer Branding

Todos los agentes implicados en la adquisición de talento entienden la importancia de la marca del empleador, pero crear una estrategia de employer branding efectiva es algo por lo que muchas empresas aún luchan por hacer bien. No hay una sola forma correcta de crear una estrategia de employer branding, pero sí hay algunas buenas prácticas que se pueden llevar a cabo, por lo que hoy te quiero dar algunos consejos muy prácticos que puedes implantar hoy mismo. Y para que te sea más fácil, los he dividido en tres categorías: planificación, ejecución y optimización.

 

La importancia de contar con una buena estrategia de employer branding

En otras ocasiones ya he hablado de qué es el employer branding y de cómo ha evolucionado hasta el día de hoy, y por eso no me voy a repetir en esta ocasión. Lo que sí voy a dejarte es un whitepaper muy molón y un estudio en el que se recoge la evolución del employee branding realizados los dos por mis buenos amigos de BeAmbassador (eh, que son super molones)

 

Bueno, vamos al lío. Antes de nada, quiero que revisemos los conceptos básicos. El employer branding tiene un gran impacto en casi todas las facetas de tu negocio, desde el reclutamiento de talento y su retención hasta el rendimiento y la rentabilidad de tu empresa. Echa un ojo a estas estadísticas que ofrece Glassdoor. 

 

  • El 95% de los candidatos identifican la reputación como un factor clave al considerar aceptar un nuevo trabajo.
  • Una marca de empleador fuerte puede reducir el coste por contratación en un 50% y aumentar el número de solicitantes cualificados en otro 50%.
  • Las empresas con estrategia de employer branding fuerte promedian un 28% menos de rotación.
  • El 60% de los solicitantes de empleo han tenido una mala experiencia de candidatos, y el 72% de ellos compartieron su experiencia en línea.
  • Para compensar la marca de un empleador pobre, las empresas deben ofrecer un aumento salarial del 10% para atraer a los mejores buscadores de empleo.

 

Viendo todo esto, hazte una pregunta: ¿es tu marca de empleador algo que quieres dejar al azar? ¿No es mejor dedicar un tiempo más que valioso a desarrollar una buena marca empleadora que haga mucho más sencillo el proceso de desarrollo de tu empresa y que garantice que todos reman hacia el mismo objetivo? Ahí lo dejo…

 

Consejos para crear tu estrategia de employer branding

Tu estrategia tiene que suplir tus necesidades

Amén. Una estrategia efectiva va a estar determinada por las necesidades a corto y largo plazo que tenga la empresa, teniendo en cuenta todo lo que quieres conseguir y lo que vas a necesitar para llegar a ese punto. Y aunque te parezca muy difícil, hacer una estrategia de employer branding que se alinee con tus necesidades, no lo es realmente. Lo primero es responder de forma sincera algunas preguntas: 

  • ¿Qué objetivos tienes para los próximos 12 a 36 meses?
  • ¿Qué nuevos productos y servicios están en proceso?
  • ¿Qué talento nos falta para llegar a nuestro objetivo?

 

Los objetivos, que sean realistas. Siempre

Tu estrategia de employer branding tiene que ayudarte a solventar un problema o conseguir una meta, y, ¿sabes una cosa? establecer objetivos realistas es la mejor manera de lograrlo. Es verdad que cada empresa tiene sus propios objetivos de reclutamiento, pero los que están bien planteados comparten entre sí algunos rasgos comunes.

 

  • Objetivo: identificar un objetivo específico y razonable que la empresa tiene que cumplir.
  • Medida: establecer métricas y ajuste durante el proceso.
  • Plan: establecer recursos, crear un calendario de contenido y definir una línea de tiempo.
  • Asignar: dividir, conquistar y cumplir plazos.

 

Definir KPIs relevantes

Los indicadores clave de rendimiento (KPI) son métricas que se usan para evaluar el éxito de un objetivo.

Los KPI que definas variarán según objetivos, pero existen algunas prácticas recomendadas en lo que respecta a la elección de los mismos:

 

  • Pensar en los objetivos. Al igual que en el ejemplo anterior, los KPI que selecciones deben relacionarse con los objetivos establecidos.
  • Alcanzable y precisos. Si los datos de tus KPI no pueden obtenerse fácilmente o no son 100% precisos, la información no te servirá de nada.
  • Procesables. Al elegir las KPIs, pregúntate si las métricas son controlables o no, si puedes hacer algo para influir en ellas. Si puedes, genial, si no, piensa en otra métrica mejor.

¿Tienes un plan?

Tener un plan de análisis garantiza que vas a poder recoger esos datos y analizarlos después para usarlos en la toma de decisiones. Todo lo que hay que hacer para tenerlo es responder a estas preguntas:

 

  • ¿Qué datos vamos a recoger (es decir, qué KPIs vamos a usar)?
  • ¿Cómo recopilaremos los datos?
  • ¿Con qué frecuencia haremos mediciones?
  • ¿Cómo analizaremos los datos?
  • ¿Cómo trasladarás esos datos a todas las partes interesadas e implicadas en el proyecto?

 

Asigna los recursos con cabeza

La definición inicial de roles y responsabilidades minimizará los obstáculos en el proceso más adelante y ayudará a garantizar que se cumplan los plazos. Una de las preguntas más importantes que tendrás que responder al realizar la asignación de los recursos para desarrollar la estrategia de employer branding es si es mejor tenerlo todo dentro de la empresa o si es mejor externalizar algunos servicios. Ojo, que las dos opciones tienen sus ventajas. 

 

  • Recursos externos: aunque no son tan comunes como las agencias de publicidad, en los últimos años han proliferado muchas agencias expertas en employer branding. Pueden ser la mejor opción para empresas que no tienen la suficiente experiencia o que buscan complementar los recursos que ya tienen.
  • Equipos internos. La creación de un equipo interno de marca del empleador es la opción más económica para muchas empresas. Si bien esta opción puede no incluir consultores o agencias dedicadas, puede ser igualmente efectiva si se implementa adecuadamente.

 

Desarrolla una propuesta de valor para el empleado

La propuesta de valor del empleado (EVP) aclara las expectativas tanto del candidato como de la empresa cuando se realiza una nueva contratación. Podría decirse que crear un EVP significativo es lo más importante que puede hacer al desarrollar la estrategia de marca de empleador. Servirá como base para sus materiales de comunicación e influirá en todo lo que diga y haga al reclutar talento.

Si quieres ampliar información no te pierdas  webinar con Mario Mellado

Sara Rodríguez

Periodista y Community Manager especializada en contenidos. Amante del Marketing Digital y de las redes sociales, tengo un afán de superación constante.

Sin Comentarios

Escribe un comentario

Comentario
Name
Email
Website