Diferencias employer branding y employee experience

Diferencias entre employer branding y employee experience

Seguramente habrás escuchado hablar de estos dos términos, pero, como ocurre en muchas ocasiones, para los, digamos, profanos pueden ser un poco confusos. 

Es por eso por lo que en este post quiero hablarte de las diferencias entre employer branding y employee experience, para que queden claras de una vez por todas. 

No obstante, hay una forma de conocer más sobre el employer branding, ya que en este artículo no vamos a ahondar más acerca del concepto. Si te interesa este tema, lo mejor que puedes hacer es echar un vistazo al whitepaper de BeAmbassador.

¿Qué diferencias hay entre employer branding y employee experience?

El employer branding o marca del empleador describe la reputación de una empresa como empleadora, como un lugar adecuado o no para trabajar. Y habla de la propuesta de valor para sus trabajadores, a diferencia de la reputación corporativa más general. Una empresa que tenga un buen employer branding, será mucho más atractiva y estará en una mejor posición para atraer a los mejores candidatos.

Por otro lado, el employee experience es la experiencia de los trabajadores, es lo que habla de qué experiencia (valga la redundancia) tienen las personas que trabajan para la marca: qué sienten, cómo la perciben… La experiencia es lo que dice al resto cómo es trabajar con tu empresa, yendo mucho más allá de la imagen que tú pretendes dar. 

Si hay que resumir, las diferencias entre employer branding y employee experience radican básicamente en que el primero es la imagen que la marca pretende dar y el segundo la que tienen los trabajadores. 
Cuando eres responsable de una empresa en crecimiento, en algún momento te preguntas si hay una forma de conseguir el talento que necesitas para ella. La respuesta es sí, y la forma de hacerlo es realizando acciones que influyan poderosamente en tu candidato objetivo. La otra rama es el esfuerzo que se pone en el employer branding.

Este employer branding es un esfuerzo consciente para desarrollar la visión de la marca, para que los demás perciban lo que la marca quiere. Mientras que el employee experience es algo intuitivo que aparece en el trabajador y que las empresas no pueden controlar. Pueden tratar de mejorar su imagen, y con ello, la percepción del candidato.

Satisface las expectativas

Si tienes una marca de empleador sólida y fuerte, auténtica, tendrás una herramienta muy potente para conseguir atraer al talento que buscas. No obstante, hay casos en los que existe una fuerte desconexión entre lo que tu marca ofrece y lo que los trabajadores encuentran cuando empiezan a trabajar en ella, y aquí es donde aparecen los problemas.

La prestigiosa revista de negocios Harvard Business Review muestra que casi el 80% de la rotación de los trabajadores se produce porque tienen una mala experiencia. Los que llegan se dan cuenta de que lo que les prometió la marca no es lo mismo que lo que ofrecen. Así que se sienten engañados.

Es fundamental que consideres la marca de empleador como una herramienta de marketing con la que describir qué ventajas y beneficios pueden esperar los trabajadores cuando entran en tu empresa. Piensa que una estrategia de contratación que tenga solidez se basará en la relación existente entre empleador – trabajador, y eso hará que te diferencies de tu competencia. Harvard afirma que una empresa con una buena estrategia de employer branding atrae casi cuatro veces más número de trabajadores que una que no lo usa. Además, también reduce el coste de contratación en un 50%.

La misión es conseguir un buen nivel de employee experience para que los candidatos y trabajadores se sientan a gusto y comprometidos con su trabajo. 

Para ello lo mejor es que analices bien cuáles son las diferencias entre employer branding y employee experience. Y una vez las tengas claras, te enfoques en definir qué es lo que quieren los trabajadores de su experiencia laboral, y hacer que esta se haga realidad. Esto es importante porque si los trabajadores no se sienten lo suficientemente a gusto para defender tu empresa y no están orgullosos de trabajar en ella, lo más seguro es que tengan una mala experiencia. 

Básico: alineación y consistencia

Dicho todo lo anterior, el secreto está en encontrar la forma perfecta y equilibrada de alinear la experiencia anticipada y la real de los trabajadores. Hacer esto va a requerir una planificación más que exhaustiva de los mensajes, el estilo y el tono usado en las comunicaciones de forma continuada durante todo el proceso de contratación. También, naturalmente, durante el tiempo inicial en el que el trabajador comienza a trabajar contigo. Además, será fundamental que se establezcan expectativas realistas de lo que implica trabajar en tu marca y cómo es el día a día.

En el caso de que estés pensando en ignorar el employee experience, déjame decirte que estarás cayendo en un error garrafal. Nadie, y repito, nadie más que tú va a ignorarlo. La prevalencia actual de las redes sociales con respecto a tu employer branding es más que significativa. Siempre hay abierto un canal de comunicación, por lo que es obligatorio alinear la experiencia del trabajador con los valores que declara la marca. 

De hecho, la revista de negocios Corporate Responsibility Magazine / Allegis Group Services indica que el 69% no aceptaría un trabajo en una empresa que tuviera mala reputación, incluso en el caso de que no tuvieran puesto de trabajo. Por lo tanto, gestionar la reputación interna y externamente es algo que tienes que hacer sí o sí.

Si queremos que nuestra estrategia de employer branding funcione, nos deberemos centrar en influenciar de manera positiva a los trabajadores que tenemos y a los potenciales. Solo así conseguiremos el mejor talento. La marca de empleador se basa en el supuesto de que el capital humano agrega valor a la organización. Y cuanto más distintiva es la marca del empleador, mayor es el valor de la marca.

Sara Rodríguez

Periodista y Community Manager especializada en contenidos. Amante del Marketing Digital y de las redes sociales, tengo un afán de superación constante.

Sin Comentarios

Escribe un comentario

Comentario
Name
Email
Website