Todo lo que necesitas saber para ser embajador de marca

Como ocurre en todos los ámbitos, ser embajador de marca hace diez años era muy diferente a lo que es convertirse en «brand ambasador» hoy en día, no obstante, hay dos elementos que se siguen manteniendo intactos: el ser capaz de mover la marca con el boca a boca y sabiendo utilizar Google adecuadamente.

Hablando con un amigo, me contaba que él se hizo embajador de marca hace ya diez años para compartir conciertos y moverlos entre su red de contactos. A él le proporcionaban un email de contacto o bien le pedían que lo buscara para contactar con esa persona, le daban la información del concierto y él lo enviaba. Ya está. Eso era todo. 

Estaba bien para ganar un dinero extra, pero ya está. En cuestión de pocos años aparecieron los influencers y cambió el juego totalmente, lo que significa ser embajador de la marca hoy en día es muy diferente de entonces. 

Desde la representación de una marca en persona hasta la influencia online, los embajadores de la marca siguen evolucionando y multiplicando los beneficios de las empresas con las que se asocian.

Seguro que has visto un montón de influencers en Instagram, e incluso hay cuentas que sigues. Son (de alguna manera) embajadores de la marca. No es un juego “demasiado difícil”, pero requiere mucha estrategia.

 

¿Qué es un embajador de marca?

Un embajador de la marca se define como una persona, que no solamente tiene porqué ser de la misma marca, sino cualquier otra persona o entidad que tenga relación con ella, y que constantemente promueve la imagen, los productos o los servicios de una marca. En general, los embajadores de la marca aprovechan su destreza social para aumentar el conocimiento de la marca y encarnar los valores y las misiones de una marca.

A diferencia de un portavoz, los embajadores de la marca tienen una relación continuada con la marca, trabajando en colaboración para mostrar nuevos productos, compartir contenido relevante y asistiendo a eventos de la marca. Los embajadores de la marca comparten una conexión personal con la marca, una identidad, y construyen una historia con la marca.

Debido a su inversión personal e influencia, los embajadores de la marca interactúan con el público de la marca, y proporcionan ese nexo de unión entre usuario y empresa.

Los programas de embajadores de marca permiten que muchas personas trabajen con la empresa y, por lo general, abarcan un largo período de tiempo para desarrollar completamente las relaciones profesionales y permitir que los embajadores de la marca presenten la marca a su audiencia.

Para encontrar a estos embajadores de la marca, las marcas pueden usar la escucha social, lo que implica encontrar clientes apasionados por la marca y que ya comparten activamente información sobre ella en sus propios canales sociales.

 

¿Tienes estas características? Entonces puedes ser embajador de marca

Entonces, ¿cómo es un buen embajador de la marca? ¿Cómo deberías actuar? ¿Qué deberías saber? Estas son las características que tienes que reunir:

 

Conocimientos de marketing 

Esto no quiere decir que como embajador de marca necesites ser un experto en marketing, pero sí que deberías comprender los principios básicos y elementales de esta disciplina. Específicamente, los mejores embajadores aprecian la importancia de la autenticidad en el marketing moderno y comprenden el papel que desempeñan el marketing digital y las redes sociales en la generación de referencias de alta calidad. Y por supuesto, las relaciones.

 

Presencia online

Esto está íntimamente relacionado con lo anterior, y también es fundamental. Para que el marketing de boca en boca tenga éxito, tú, como embajador, tienes que ser capaz de llegar a la mayor cantidad de personas posible a través de una variedad de canales y plataformas. Ahora bien, esto no significa que tengas que tener 20,000 seguidores en Twitter o miles de contactos de correo electrónico para representar a una marca. Pero sí debes tener una presencia online bien establecida y una red altamente comprometida a la que puedan acceder a través de tu blog, correos electrónicos o seminarios web, por ejemplo.

 

Profesionalidad cien por cien

Aunque no contrates embajadores, siempre habrá gente que hablará de ti y que harán las veces de brand ambassadors. Por esa razón, siempre debes asegurarte que tus mismos trabajadores son los que realizan un gran trabajo, de forma que si son ellos los que hacen de embajadores lo harán de la manera más profesional posible. De hecho, ellos son los que mejor pueden realizar esta tarea, ¿has oído hablar del Employee Branding? 

 

¿Eres un líder nato?

¿Tienes esta capacidad?¿Eres capaz de influir en otras personas? Entonces, llevas un embajador de marca dentro de ti. 

Piensa en las personas de las que buscas recomendaciones diversas. Claro, son expertos con conocimientos en un tema en particular, pero probablemente busques sus opiniones porque también irradian confianza y positividad, rasgos que te atraen y te hacen querer escucharles. Este es el mismo tipo de personas que tú tendrás que ser para los demás a la hora de representar a una marca.

 

¿Te apasionan las relaciones humanas?

¡Pues genial, porque también vas a tener que crearlas y cuidarlas!

Algo que tienes que considerar es que los embajadores no son vendedores que se intentan realizar tantas ventas como sea posible. Existen para fomentar relaciones sólidas y leales entre sus clientes y su marca. Como embajador debes ser un apasionado, y estar íntimamente familiarizado con los productos o servicios, y también debes ser experto en establecer conexiones con otros en nombre de la marca.

 

¿Eres capaz de analizar el feedback y comunicarlo?

Perfecto. Esta será otra de tus tareas. 

Ningún programa de referidos es perfecto. Tampoco lo es ningún producto o servicio en particular. Inevitablemente, tendrás que recopilar comentarios en función de las experiencia con los productos o servicios, así como de tus conversaciones con clientes y competidores. Esta información puede proporcionar datos fundamentales para ayudar a mejorar los diferentes programas de la marca.

 

Concluyendo:

Al igual que con cualquier estrategia de marketing, si te conviertes en embajador de marca tendrás que combinar estrategia, recursos, tecnología y personas. Las personas tienen un papel particularmente crítico para impulsar toda la operación. Si consigues la combinación adecuada de habilidades, personalidad y credibilidad, tu trabajo será perfecto.

Cinta Reyes

Digital designer, dedicada al Marketing Digital y apasionada al mundo Social Media.

Sin Comentarios

Escribe un comentario

Comentario
Name
Email
Website